Toda la proposición artistica de Rodrigo Facundo ha sido una construccion en torno a la significación y conformacidn de la memoria. La observacion de este artista se ha dirigido a detectar los espacios individuales y colectivos en que se construyen esas nociones a las que un grupo humano o los sujetos en el, adeudan un comportamiento consciente o inconsciente. De alli han surgido reflexiones en torno a las ideas, a ios iconos o a los sucesos que edifican los sentimientos de pertenencia, asi como planteamientos alrededor de la definicion de nacion, a la de historia o a la de ciudad.

Esta ultima (la representación de la ciudad) esta acentuada de manera visible en Maquinas de Guerra, el trabajo mas reciente de Rodrigo Facundo y con el que el artista responde a la invitacidn a participar, bajo el tema “Deseos de ciudad” en Jumshiprat de Liverpool, en el evento de la proxima Bienal de Arte de la ciudad.

La obra surge de la identificación de imagenes efectuiada a lo largo de los dos ultimos años, en los que el artista ha estado atento a anotar formas particulares y alternas de subsistencia en una ciudad tan compleja como Bogota. La ironia que revelan esos apuntes ponen al descubierto, tanto la fractura de los proyectos que engloban la administración de la capital y del pais en general, como la de las aspiraciones con que se intenta resguardar en estos espacios islotes o sectores incontaminados por el desorden.

Las Maquinas de Guerra señalan sistemas y comportamientos que estan por fuera de los discursos citadinos o nacionales y que aun asi los invaden, instaurando en ellos de esa forma, el reconocimiento de habitos de nomadismo ligados a recursos prehistóricos en el proceder humano por la defensa de territorios en los cuales preservar la vida y avanzar en ella de manera urgente y provisional. Por ello, el nombre de la obra esta tomado del que se le dio en la antropologia a los objetos con que, en las practicas ancestrales, los herreros-guerreros de tribus nomadas, se

desplazaban de uno a otro espacio con todo el instrumental del que disponian para la creacidn o ensamblaje de armas propicias para cada enfrentam iento a q ue h u biera luga r en el paso azaroso por diferentes areas.

En ese sentido, Maquinas de Guerra de Rodrigo Facundo tambien vuelve a enfrentar el constructo citadino, como habitat del hombre contemporaneo, a la evidencia de la exclusión, del desplazamiento y de la batalla implicita en una estructura que inevitablemente replica todas las argucias

jerarquicas de la democracia*

De igual manera, esta obra expresa formas originales de apropiación que brotan sobre los códigos impuestos en contextos extranos, como han sido el de la ciudad y el de la modernidad en America Latina. La conducta de movimiento que conlleva Maquinas de Guerra señala una geometria

diversa y en lo fundamental contraria a la de la reticularidad y la ordenacion propuesta por el proyecto moderno. Y esta nueva geometria, entreteje un caos entre lo que la fuerza de los hechos no permitió desarrollar en estos territorios y lo que se empezo a sobre tejer espontaneamente a medio camino para salvaguardar la vida.

No obstante, este trabajo, como ha sido distintivo de la obra de Rodrigo Facundo, alza su denuncia en la bondad del reconocimiento de ese “otro” que pervierte y amenaza el modelo, como un creador de formas y tambien como un valido postulador de modelos en la constante indagacion por la coexistencia que deberia atender todo proyecto de convivencia civilizada. Aunque si bien en todo lo que acoge Maquinas de Guerra hay una instancia de combate, lo que se extiende despues de la acusación es la fuerza transformativa con que se defiende el derecho a existir y la voluntad de permanecer en el mundo compartido, tambien con poesia y belleza, a pesar de que sea al margen

de lo tipificado y de lo legitimado.

Maria A. Iovino, 2004

 

Máquinas de Guerra- 2004

Inicio-Home